martes, 19 de agosto de 2014

De Vido evaluó el nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II


El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, se reunió con el titular de la Comisión Nacional de Actividades Aeroespaciales (Conae), Conrado Varotto, para evaluar el ensayo de las pruebas del futuro lanzador de satélites Tronador II, realizado exitosamente el viernes pasado.
Durante el encuentro, en la sede de la Conae, las autoridades del organismo y los técnicos que participan del Proyecto Tronador II brindaron detalles al ministro acerca del satisfactorio ensayo del vector VEX 1 B, que concretó un vuelo de 27 segundos alcanzando una altura de 2.200, en el que se probó el sistema de propulsión y el de navegación, guiado y control, y sirvió para verificar la madurez tecnológica del Proyecto.
 
“Hicimos un análisis de la prueba hecha el viernes pasado con todo éxito en Punta Indio, donde está instalada la planta de lanzamiento para el VEX 1, que es el vector 100% nacional que anticipa lo que va a ser el cohete Tronador 2 y 3, que va a permitir poner en órbita satélites de hasta 750 kilos”, explicó De Vido
 
Detalló que “se está haciendo la ultima o anteúltima prueba desde Pipinas, provincia de Buenos Aires, y luego las próximas pruebas, de mayor magnitud, se van a trasladar a la Base Naval de Puerto Belgrano, donde se está construyendo la base de lanzamiento definitiva y desde donde saldrán los cohetes para colocar en órbita satélites nacionales, diseñados y fabricados en nuestro país, y de terceros países”. 
 
Además agradeció al personal de la Conae, en nombre de Presidenta, y los felicitó por el “éxito de esta misión”, lo mismo que a la Universidad de la Plata y al GEMA, instituto donde la universidad trabaja en conjunto con la Conae.
 
El ministro destacó este “importante proyecto para que la Argentina pueda acceder en forma soberana al espacio, a los efectos de hacer uso pacifico del mismo, como hacen hoy en día 10 países”.  


 
“De lo que hay que hablar es de crecimiento, de poder incorporarnos como uno mas”, dijo y subrayó que “seríamos uno de los primeros, 

Brasil ha hecho unos intentos pero nosotros estamos llevando adelante la vanguardia tecnológica con este programa, del cual el VEXB, que se lanzó el viernes, es el primer paso”.
 
El vehículo VEX 1B es el segundo de una serie de 3 a 6 cohetes experimentales a lanzar como prototipos para perfeccionar el lanzador satelital Tronador II, y tiene una altura de 14,5 metros, equivalente a un edificio de 5 pisos, pesa 2,8 toneladas y alcanza una velocidad máxima de 828 kilómetros. 
 
De acuerdo a los resultados se realizarán más pruebas hasta pasar a la etapa siguiente, el VEX 5, para luego pasar al Tronador II, que podrá colocar en órbita satélites de hasta 250 kilos y será lanzado desde Puerto Belgrano, en el sur de la provincia de Buenos Aires.  



El INTI prueba sus memorias en el espacio


Con el lanzamiento del satélite argentino BugSat-1, ya están en el espacio las memorias electrónicas desarrolladas especialmente para afrontar condiciones adversas, como radiación, cambios abruptos de temperatura y presión. Su diseño es fruto del trabajo conjunto del INTI, la CNEA y el Conicet.
El proyecto “MeMOSat01” es un desarrollo interinstitucional que va a permitir evaluar el desempeño de memorias electrónicas no volátiles (capaces de conservan la información almacenada, son consumo de energía, durante cierto tiempo) en ambientes espaciales. 
Se trata de una placa electrónica desarrollada especialmente para probar el desempeño de las memorias, que a diferencia de las convencionales hechas de silicio, se construyen con óxido de metales de transición.

El desarrollo de este tipo especial de memorias surge a través de un trabajo conjunto realizado entre la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Conicet y el INTI. 
"Son memorias resistivas: dos placas de metal con un óxido entre medio, con propiedades de resistencia eléctrica que pueden guardar un bit de memoria.

Una de las ventajas que tienen estos dispositivos es que son muy factibles de miniaturizar y poseen gran robustez, por eso se los está probando para aplicaciones satelitales.", explica Pablo Levy, investigador de la CNEA y uno de los responsables de este proyecto.


Dichas memorias fueron desarrolladas y probadas, a escala de laboratorio, en la sala limpia del Laboratorio de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario del INTI (CMNB). 
Lo que se busca es que puedan ser utilizadas en ambientes hostiles, soportar movimientos bruscos, golpes, radiación y cambios de temperatura y presión.

Si bien en estas pruebas los dispositivos demostraron soportar condiciones extremas, esta es la primera vez que serán utilizadas en el espacio. 
“El lanzamiento del microsatélite argentino, el BugSat-1 permitió poder enviar una placa de control electrónica con memorias basadas en esta tecnología al espacio” comentó el doctor Federico Golmar, responsable del proyecto por parte del laboratorio CMNB del INTI.

“Poder probar las MeMOSat en órbita es muy importante porque allí van a estar expuestas a ciclados térmicos y radiación”, explicó Golmar. 
El objetivo es comunicarse una vez por día con el satélite BugSat-1 para que envíe información sobre el funcionamiento de la placa y de las memorias. 
“Aunque el microsatélite se envió al espacio en junio, el trabajo final de investigación que estamos realizando es a tres años. 
Actualmente pudimos comprobar que la placa se encuentra en condiciones y el primer informe que recibimos está dentro de los parámetros estimados, lo que nos sirve para confirmar que la placa electrónica y la comunicación con tierra funciona”.

El BugSat-1, conocido comercialmente como “Tita”, en honor a la actriz Tita Merello, es el tercer satélite que la empresa Satellogic lanza al espacio, pero el primero de una nueva serie que ofrecerá servicios comerciales en el espacio, desde la toma de imágenes hasta la geolocalización, la transmisión de TV o la detección de parámetros ambientales.

Las MeMOSat son únicas en su tipo, con esta investigación los realizadores podrán llegar a conclusiones sobre la conveniencia y factibilidad de utilizar estas memorias en el segmento de la electrónica de uso espacial.



sábado, 16 de agosto de 2014

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

15 de agosto de 2014

El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios informa que esta tarde a las 19.25 se realizó con éxito en Pipinas, provincia de Buenos Aires, un nuevo ensayo de las pruebas del futuro lanzador de satélites 100 por ciento argentino Tronador II, con el lanzamiento del Vehículo Experimental VEX 1 B, que concretó la trayectoria programada volando durante 27 segundos y llegando a una altura máxima de 2200 metros.

Este ensayo, para probar en vuelo el sistema de propulsión y el de navegación, guiado y control, todo de desarrollo nacional, sirvió para verificar la madurez tecnológica del Proyecto.



El ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, destacó que “esta prueba constituye un avance más en el camino hacia un desarrollo tecnológico soberano en materia de satélites” y recordó que “es posible por la política que puso en marcha Néstor Kirchner, que continúa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de recuperar capacidades nacionales en sectores estratégicos para el país, como el aeroespacial, con el desarrollo de nuestro propio lanzador, Tronador II, y la construcción de nuestro primer satélite de telecomunicaciones Arsat 1, que será puesto en órbita en octubre desde la Guyana Francesa, además de los de observación de la tierra que podrá lanzar el Tronador II como la serie de arquitectura segmentada SARE”.

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

“Todos estos desarrollos 100 por ciento nacionales nos permitirán realizar solos una misión satelital completa, es decir, la construcción de los satélites y su puesta en órbita, que además nos permitirá poner en órbita satélites de terceros, convirtiendo a la Argentina en el único país del hemisferio sur con esa capacidad y uno de los 11 del mundo”, aseguró De Vido y recalcó que “con estas iniciativas se profundiza el proceso de industrialización de la Argentina de sectores de alto valor agregado y alta tecnología”.

El vehículo VEX 1B, es el segundo de una serie de 3 a 6 cohetes experimentales a lanzar como prototipos para perfeccionar el lanzador satelital Tronador II, y tiene una altura de 14,5 metros, equivalente a un edificio de 5 pisos, pesa 2,8 toneladas y alcanza una velocidad máxima de 828 kilómetros.

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

De acuerdo a los resultados se realizarán más pruebas hasta pasar a la etapa siguiente, el VEX 5 para luego pasar al Tronador II, que es el podrá colocar en órbita satélites de hasta 250 kilogramos y será lanzado desde Puerto Belgrano, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

El ensayo anterior, el lanzamiento del vehículo VEX 1 A fue realizado en forma satisfactoria el 27 de febrero de 2014 y permitió verificar el funcionamiento correcto de todos sus sistemas y subsistemas por separado por separado.

Se realizó con éxito un nuevo ensayo de las pruebas del lanzador de satélites Tronador II

Mediante  estos vehículos experimentales se ensayan todas las operaciones requeridas para el lanzamiento de un sistema complejo, que permitirá acceder al espacio con tecnología propia.

Una vez puestos en órbita, estos satélites brindarán información aplicable en agricultura, pesca, hidrología, gestión de emergencias, salud, entre otros fines.

Participan en este emprendimiento nacional, entidades públicas, empresas de base tecnológica y universidades, con un fuerte apoyo de la comunidad y la municipalidad de Pipinas, provincia de Buenos Aires; donde se emplaza el centro de ensayos de los vehículos experimentales en el área de Capetinas.

minplan



El ARSAT-1 ingresó al contenedor que lo transportará para su lanzamiento

El primer satélite geoestacionario argentino ARSAT-1, de 3 toneladas, ingresó al contenedor que permitirá su traslado. 
Primero será transportado por tierra hasta el aeropuerto de San Carlos de Bariloche y desde allí partirá a Guayana Francesa, donde será lanzado al espacio a mediados de octubre. 
El ARSAT-1 brindará servicios de televisión, acceso a Internet y servicios de datos y de telefonía sobre IP a todo el territorio nacional.
El lunes 11 y martes 12 de agosto en la sede de INVAP, en San Carlos de Bariloche, se realizó la compleja maniobra para ingresar al satélite ARSAT-1 al contenedor que permitirá su traslado. 
El satélite, especificado por ARSAT y diseñado e integrado por INVAP, tiene previsto su traslado por tierra hasta el aeropuerto de Bariloche para el 30 de agosto. 
Un avión Antonov lo transportará hasta el aeropuerto de Cayenne, en Guayana Francesa, con una escala previa en Ezeiza para realizar una recarga de combustible. 
Una vez que arribe a Cayenne, el satélite será nuevamente transportado por tierra hasta Kourou donde será lanzado al espacio a mediados de octubre.
La función del contenedor es proteger al satélite de posibles vibraciones o impactos que pueda sufrir como consecuencia de las condiciones de transporte y almacenamiento. 
Además, regula los valores de temperatura y humedad para proveer un ambiente apto para conservar el satélite. 
Para cumplir con estas funciones, el contenedor cuenta con instrumentación interna y externa que registra los valores ambientales.
El contenedor está compuesto por tres partes: una cubierta para aislar y regular las condiciones en su interior, un soporte suspendido donde se ubica el satélite totalmente integrado y una base que posee un sistema de resortes para aislar las vibraciones durante el transporte. 
Una vez que el satélite está ubicado en el interior, la única conexión del contenedor con el exterior se produce a través de un filtro de aire, que nivela los cambios de presión durante el vuelo. 
Por otra parte, un equipo de aire acondicionado frío-calor mantiene la temperatura interior en condiciones óptimas para el satélite durante la espera en tierra y los transportes terrestres.
Según Matías Bianchi, presidente de ARSAT: “
La decisión estratégica de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de proteger las posiciones orbitales asignadas a la Argentina con satélites de telecomunicaciones producidos en el país nos ha permitido convertirnos en uno de los muy pocos del mundo capaces de hacerlo. 
Ya hemos sido reconocidos internacionalmente por eso: el ARSAT-1 recibió las mejores tasas de mercado que haya ofrecido el mercado de reaseguros internacional. 
La implementación de todo el proyecto satelital, nos deja un enorme potencial para hacer transferencia de tecnología, sobre todo en la región latinoamericana”.
De acuerdo a Héctor Otheguy, CE0 de INVAP “El ARSAT-1 es uno de los mayores desafíos del país en materia de desarrollo espacial y es posible gracias a las políticas de Estado y a más de 1.000.000 de horas de trabajo de personas de distintas empresas y organismos que participan en la misión, cuyo profesionalismo y espíritu de cooperación están marcando un hito en la historia de la ciencia y la tecnología en el país. 
El ARSAT-1 es un claro ejemplo de que en Argentina sabemos y podemos trabajar en equipo.”
El ARSAT-1 es el primero de los satélites del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, un plan que implica el diseño y fabricación de tres satélites propios  y su puesta en órbita y operación por la Argentina con el objeto de incrementar las capacidades de nuestro país en materia de telecomunicaciones, defender las posiciones orbitales asignadas al país e impulsar el desarrollo de la industria espacial.
El diseño de la huella del ARSAT-1, que concentra su potencia máxima sobre el territorio nacional –incluyendo las bases antárticas e Islas Malvinas– permitirá brindar conectividad de igual calidad a todas las regiones del país, enmarcándose así en las políticas públicas del Estado nacional para reducir la brecha digital.
ARSAT es la empresa de telecomunicaciones creada en 2006 por el Estado nacional para desarrollar el Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones. 
Desde 2010 es responsable también del desarrollo de la infraestructura y operación de otros importantes proyectos del Ministerio de Planificación, Inversión Pública y Servicios (que controla el 98% del capital accionario de ARSAT): la Red Federal de Fibra Óptica, la plataforma tecnológica del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre y el Centro Nacional de Datos. 
Además de especificar el satélite, ARSAT tuvo a cargo el seguimiento técnico de todo el proyecto, controlando tanto el diseño como los procesos utilizados y los ensayos medioambientales realizados por CEATSA. 
Para ello fue fundamental su experiencia en operación de satélites geoestacionarios que actualmente realiza sobre satélites alquilados, que serán reemplazados por el ARSAT-1.
INVAP es una sociedad del Estado de la Provincia de Río Negro dedicada al diseño y construcción de sistemas tecnológicos complejos, con una trayectoria de más de 35 años en el mercado nacional y de más de 25 en la escena internacional. 
Su misión es el desarrollo de tecnología de avanzada en diferentes campos de la industria, la ciencia y la investigación aplicada, creando “paquetes tecnológicos” de alto valor agregado tanto para satisfacer necesidades nacionales como para insertarse en mercados externos a través de la exportación. 
Sus principales actividades se centran en las áreas nuclear; aeroespacial; gobierno y defensa; industrial y energías alternativas; y sistemas médicos. INVAP estuvo a cargo  del diseño, la fabricación de componentes e  integración del ARSAT-1.
minplan

domingo, 27 de julio de 2014

Exitosa prueba de memorias del INTI en el satélite Tita


Con el lanzamiento del satélite argentino BugSat-1, ya están en el espacio las memorias electrónicas desarrolladas especialmente para afrontar condiciones adversas, como radiación, cambios abruptos de temperatura y presión. 
Su diseño es fruto del trabajo conjunto del INTI, la CNEA y el Conicet.
"Pudimos comprobar que la placa se encuentra en condiciones y el primer informe que recibimos está dentro de los parámetros estimados, lo que nos sirve para confirmar que la placa electrónica y la comunicación con tierra funciona", explicó Federico Golmar, responsable del proyecto por parte del laboratorio de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario del INTI (CMNB).

El proyecto “MeMOSat01” es un desarrollo interinstitucional que va a permitir evaluar el desempeño de memorias electrónicas no volátiles (capaces de conservan la información almacenada, son consumo de energía, durante cierto tiempo) en ambientes espaciales. 
Se trata de una placa electrónica desarrollada especialmente para probar el desempeño de las memorias, que a diferencia de las convencionales hechas de silicio, se construyen con óxido de metales de transición.

El desarrollo de este tipo especial de memorias surge a través de un trabajo conjunto realizado entre la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), el Conicet y el INTI.


"Son memorias resistivas: dos placas de metal con un óxido entre medio, con propiedades de resistencia eléctrica que pueden guardar un bit de memoria. 
Una de las ventajas que tienen estos dispositivos es que son muy factibles de miniaturizar y poseen gran robustez, por eso se los está probando para aplicaciones satelitales.", explica el doctor Pablo Levy, investigador de la CNEA y uno de los responsables de este proyecto.

Dichas memorias fueron desarrolladas y probadas, a escala de laboratorio, en la sala limpia del Laboratorio de Micro y Nanoelectrónica del Bicentenario del INTI (CMNB). Lo que se busca es que puedan ser utilizadas en ambientes hostiles, soportar movimientos bruscos, golpes, radiación y cambios de temperatura y presión.

Si bien en estas pruebas los dispositivos demostraron soportar condiciones extremas, esta es la primera vez que serán utilizadas en el espacio. 
“El lanzamiento del microsatélite argentino, el BugSat-1 permitió poder enviar una placa de control electrónica con memorias basadas en esta tecnología al espacio” comentó el doctor Federico Golmar, responsable del proyecto por parte del laboratorio CMNB del INTI.


“Poder probar las MeMOSat en órbita es muy importante porque allí van a estar expuestas a ciclados térmicos y radiación”, explicó Golmar. 
El objetivo es comunicarse una vez por día con el satélite BugSat-1 para que envíe información sobre el funcionamiento de la placa y de las memorias. 
“Aunque el microsatélite se envió al espacio en junio, el trabajo final de investigación que estamos realizando es a tres años. 
Actualmente pudimos comprobar que la placa se encuentra en condiciones y el primer informe que recibimos está dentro de los parámetros estimados, lo que nos sirve para confirmar que la placa electrónica y la comunicación con tierra funciona”.

MeMOSat, únicas en su tipo

El BugSat-1, conocido comercialmente como “Tita”, en honor a la actriz Tita Merello, es el tercer satélite que la empresa Satellogic lanza al espacio, pero el primero de una nueva serie que ofrecerá servicios comerciales en el espacio, desde la toma de imágenes hasta la geolocalización, la transmisión de TV o la detección de parámetros ambientales.

Únicas en su tipo, las MeMOSat son memorias electrónicas desarrolladas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas. 

Fueron fabricadas a partir de estructuras metal-óxido-metal, lo cual les permite tener resistencia eléctrica en ambientes hostiles.

Con esta investigación, los realizadores podrán llegar a conclusiones sobre la conveniencia y factibilidad de utilizar estas memorias en el segmento de la electrónica de uso espacial.



viernes, 18 de julio de 2014

Dentro de dos semanas embarcarán al satélite ARSAT-1 rumbo a Guyana


Desde ese país será lanzado al espacio en octubre próximo, 
informó el ministerio de Planificación Federal. 
Es el primer satélite integramente diseñado y producido en la Argentina.
La semana próxima se realizará el cierre del contenedor que transportará el satélite ARSAT-1 hasta la Guayana, lugar de su lanzamiento. 
Este hecho constituye un hito porque será el último momento en que el satélite va a estar a la vista en la superficie terrestre.
El desarrollo del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, con su primer satélite íntegramente diseñado y producido en Argentina, Arsat 1; se encontrará listo para ser lanzado en octubre de este año. 
Además, dentro de dos semanas, se cargará el contenedor en un avión Antonov que lo trasladará desde Bariloche a la Guayana sin escalas.

El ARSAT-1 culminó con éxito todas las pruebas en el centro de ensayos montado especialmente en Bariloche (CEATSA) para el plan satelital y otros desarrollos de alta tecnología, supervisado por las empresas estatales Arsat e Invap, y está embalado, aguardando ser trasladado a fines de agosto a Kourou, en la Guayana Francesa, donde será colocado en un cohete Ariane 5 para ser puesto en órbita en la primera quincena de octubre.
 El ARSAT 1 es un satélite geoestacionario que ofrecerá una amplia variedad de servicios de telecomunicaciones como telefonía, televisión, internet, entre otros. 
Es el primero de telecomunicaciones fabricado en Argentina y con Centro de Facilidades de Ensayo (dos únicos centros en Suramérica). Argentina es el primer país sudamericano en fabricar satélites. 

El satélite ofrecerá un amplio rango de servicios de telecomunicaciones, transmisión de datos, telefonía y televisión principalmente a lo largo de ArgentinaChileUruguay y el Paraguay
De esta manera, la Argentina ingresó al club de siete países que desarrollan satélites en el mundo,que tendrá en órbita en un futuro cercano el primer aparato de telecomunicaciones de industria nacional, además es el único país latinoamericano y del hemisferio sur en desarrollar esta tecnología aeroespacial.




domingo, 6 de julio de 2014

Fueron exitosas las pruebas de los satélites ARSAT-1 y ARSAT-2



El Ministerio de Planificación informó que avanza satisfactoriamente el desarrollo del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, con sus dos primeros satélites íntegramente diseñados y producidos en Argentina, Arsat 1 y Arsat 2.

El ARSAT-1 se encuentra listo para ser lanzado en octubre mientras que al segundo comenzará con los ensayos en agosto para ser puesto en órbita a mediados de 2015, informó el ministerio de Planificación Federal.

El ARSAT-1 culminó con éxito todas las pruebas en el centro de ensayos montado especialmente en Bariloche (CEATSA) para el plan satelital y otros desarrollos de alta tecnología, supervisado por las empresas estatales Arsat e Invap, y está embalado, aguardando ser trasladado a fines de agosto a Kouru Kouru, en la Guayana Francesa, donde será colocado en un cohete Ariane 5 para ser puesto en órbita en la primera quincena de octubre.

En lo que respecta al Arsat 2, ya se acoplaron con éxito los módulos de servicio y comunicaciones del satélite geoestacionario, en un proceso denominado “mating”, que se llevó adelante en Bariloche, donde se está construyendo el satélite.

En agosto comenzarán los ensayos y su puesta en órbita se prevé para mediados de 2015.

Cabe destacar que El ARSAT 1 es un satélite geoestacionario que ofrecerá una amplia variedad de servicios de telecomunicaciones como telefonía, televisión, internet, entre otros.

Es el primer satélite de telecomunicaciones fabricado en Argentina y con Centro de Facilidades de Ensayo (dos únicos centros en Suramérica). Argentina es el primer país sudamericano en fabricar satélites.

El satélite ofrecerá un amplio rango de servicios de telecomunicaciones, transmisión de datos, telefonía y televisión principalmente a lo largo de Argentina, Chile, Uruguay y el Paraguay

ARSAT  2 brindará servicios de telecomunicaciones, que abarcan, televisión, telefonía, Internet y datos, con cobertura completa de Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, los demás países del corredor andino y Estados Unidos.



Será ubicado en nuestra posición orbital 81° oeste, asignado a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Cabe recordar que se viene cumpliendo en tiempo y forma con la planificación vigente, lo que permite consolidar el avance del proyecto para el lanzamiento del ARSAT  2  previsto para mediados de 2015, cuando el Arsat 1 ya se encuentre en órbita, siguiendo los lineamientos políticos trazados por el ex Presidente Néstor Kirchner, que continuó la Presidenta Cristina  Fernández de Kirchner y que lleva adelante el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.

Este hito contribuye a reforzar la posición argentina en el ámbito comercial de las telecomunicaciones, así como en su condición de proveedor de sistemas satelitales complejos que se completa con el Arsat -3 que está proyectado para comenzar con su fabricación durante el año 2015.

De esta manera, la Argentina ingresó al club de siete países que desarrollan satélites en el mundo, que tendrá en órbita en un futuro cercano el primer aparato de telecomunicaciones de industria nacional, además es el único país latinoamericano y del hemisferio sur en desarrollar esta tecnología aeroespacia





sábado, 10 de mayo de 2014

Un satélite con seguro


El Arsat-1 es el primer satélite geoestacionario diseñado en el país para canalizar Internet, televisión y telefonía.

Meses antes de ser lanzado, va a ser asegurado con respaldo de una firma internacional especializada.

Este martes se va a firmar un contrato que significa un reconocimiento al desarrollo de la tecnología espacial argentina.

En los papeles, es una operación comercial en la que el satélite recibe una póliza de Nación Seguros.

Pero el reaseguro de la operación –un paso normal en contratos de porte– es del broker internacional de la industria espacial International Space Brokers, de Aon Risk Solutions.

Estos dos nombres significan una entrada del país a las ligas mayores de la industria. Tanto, que los mismos operadores ya avisaron que cubren el primer Arsat, que volará este año, y también el segundo, programado para el año próximo.

Y los contratos se firman en condiciones muy convenientes, con tasas menores que las habituales para plataformas nuevas y, por primera vez, con una cobertura de toda la vida útil de la máquina.

Para que el mercado reasegurador internacional aceptara el negocio, los satélites debieron pasar intensos procesos de auditoría y revisión de procedimientos, de manejo de riesgo y de control de calidad.

Estas pruebas fueron realizadas por expertos internacionales y empresas de primera línea. La póliza de seguro resulta en sí misma una prueba de máximo nivel que avala la calidad y los procesos de diseño y producción.

Arsat-1 es el primero de los satélites del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, un plan que implica el diseño y la fabricación de tres satélites propios.

Ponerlos en órbita y operarlos incrementará la capacidad argentina en telecomunicaciones, además de defender las posiciones orbitales asignadas al país e impulsar el desarrollo de la industria espacial.

El primer satélite geoestacionario transmitirá en banda Ku, con alcance a todo el territorio (incluyendo la Antártida y las Malvinas), y transportará señales de video y servicios de TDH (Televisión Directa al Hogar) y de Internet por antenas VSAT, además de servicios de datos y telefonía.

El satélite fue concebido por Arsat, la empresa del Estado creada en 2006 como parte de la estrategia del presidente Néstor Kirchner para mantener las posiciones orbitales logradas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

La empresa Invap, de la provincia de Río Negro, creó la máquina usando su experiencia en satélites de observación pero saltando al desafío de crear uno capaz de orbitar a 36.000 kms de altura durante quince años, sin posibilidad alguna de ser reparado y con una disponibilidad de servicios del 99,99 por ciento.

Arsat aportó su experiencia en operar este tipo de satélite e hizo el seguimiento técnico del diseño y las pruebas.

Resultado fue un satélite de 3,925 metros de alto y 16,416 metros de largo con los paneles solares extendidos, una profundidad de 5,037 metros y pesa tres toneladas.

Y también que Argentina sea uno de los apenas ocho países que producen sus propios satélites geoestacionarios y, junto a Estados Unidos, el único en las Américas.

Al espacio

En cuestión de meses, el Arsat-1 va a ser lanzado por ArianeSpace desde Kourou, en la Guayana Francesa.

La base pertenece al consorcio europeo de empresas espaciales y utiliza el lanzador Ariane 5, que ya tiene 59 misiones consecutivas sin problemas.

El lanzamiento de un satélite así es una operación compleja y muy demandante para la carga.

El satélite es sometido en el despegue y ascensión a una serie de sacudidas rápidas y bruscas, más una vibración constante por el fuerte ruido.

Esto último afecta a superficies grandes y de relativamente baja masa como los paneles solares, que por supuesto despegan plegados.

Cuando el cohete llega a la altura indicada, libera al Arsat-1 y a otro satélite que transporta.

Esto implica que no haya absolutamente ningún problema de comunicaciones entre la base y la nave, y que todo el aspecto mecánico funcione.

Para asegurarse de que el satélite argentino resista estos maltratos, se realizaron ya desde 2013 una serie de pruebas de extrema dureza.

El Arsat fue sometido a un Shogun Shock Test, a un test de desprendimiento, un Global Leak Test de su subsistema de propulsión, un test Isepet de funcionamiento eléctrico y una revisión PER, en conjunto con ArianeSpace.

Terminado todo esto, se siguió con otra serie de pruebas en el Centro de Ensayos en Alta Tecnología de Arsat e Invap, único en toda Latinoamérica, para hacer ensayos medioambientales en satélites de esta magnitud.

El Arsat-1 pasó exitosamente.

Una vez que el satélite esté en su órbita elíptica, se abre una ventana de tiempo de apenas horas para que las antenas terrestres lo encuentren, se comuniquen con él y lo guíen a su posición geoestacionaria asignada.

Esto implica que Arsat opere desde su base terrestre en Benavídez en conjunto con tres estaciones más en otros continentes, ya contratadas para asegurar la misión.

El cohete deja el satélite a 250 kilómetros de altura, pero de ahí hay que subirlo a 36.000 kilómetros, lo que implica usar el ochenta por ciento del combustible de la máquina en su ascensión.

El resto del combustible se reserva para futuros ajustes de trayectoria y altura en los quince años de trabajo de la máquina.

Como se entiende, ahorrar combustible en esta maniobra es crucial para el futuro del satélite, con lo que Arsat está trabajando con un simulador de la operación desarrollado en el país.

Una vez en su órbita, cosa que puede llevar hasta tres semanas de trabajo, el Arsat-1 se pondrá en “modo encendido” y será sometido a un completo test de funcionamiento, para asegurar que toda la electrónica llegó en buen estado.

La vida del Arsat-1 allá arriba no va a ser fácil.

Un problema fundamental es el manejo del calor generado por sus equipos eléctricos y electrónicos.

Como en el espacio no hay aire no se puede contar con los sistemas de disipación simples que se usan en cualquier equipo convencional, por lo que el satélite fue equipado con ductos que distribuyen de modo uniforme el calor y permiten irradiarlo al exterior.

Pero, al mismo tiempo, cada noche el satélite argentino quedará a la sombra y eso significa temperaturas de -180 grados, mientras que cada día puede calentarse hasta los 150 grados.

Para asegurarse que la máquina resista semejante latitud térmica se realizaron pruebas de vacío y de cambios de temperatura en el Centro de Ensayos en Alta Tecnología.

Y si algo falla, es imposible subir 36.000 kilómetros para repararlo, con lo que el Arsat-1 fue diseñado con sistemas redundantes, que entran en acción si fallan los principales.

Si hubiera un problema irremediable –y en esto de poner satélites el riesgo es alto– hay un plan de contingencia para reposicionarlo de modo que siga prestando servicios.

pagina12.com.ar

miércoles, 30 de abril de 2014

La NASA premió a científicos e ingenieros argentinos que trabajaron en la Misión SAC-D Aquarius


Cuatro expertos de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y un especialista invitado del Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA) fueron reconocidos por la agencia espacial norteamericana NASA por el trabajo realizado en distintas instancias de la misión satelital argentina SAC-D Aquarius.

El Premio al Logro de Grupo, denominado “NASA Group Achievement Award”, fue otorgado a Ana María Hernández, Sandra Torrusio y Mónica Rabolli de la CONAE y Ricardo Sanchez Peña, del ITBA.

Este premio se suma a la Medalla al Servicio Público Excepcional que la NASA otorgo en 2012 a otro miembro de la agencia espacial nacional, Daniel Caruso, por su gestión y liderazgo en el desarrollo del conjunto de la misión satelital argentina.

El satélite SAC-D Aquarius lanzado en junio de 2011, fue desarrollado por la CONAE en cooperación con la NASA como socio principal, y con las agencias espaciales de Italia, Francia, Canadá y Brasil. Cercano ya su tercer aniversario en órbita, y mientras el satélite cumple exitosamente su misión de observar océanos, el clima y el medioambiente; miembros del equipo que trabajan y han trabajado en él, son reconocidos por su labor.

Fuente: Argentina.ar



lunes, 21 de abril de 2014

El SAC-D Aquarius monitorea un glaciar en la Antártida

El primer transmisor de datos ubicado en la Antártida que provee mediciones de temperatura y humedad para estudio del Glaciar Gourdon se sumó a la red ya instalada en el país del Sistema de Colección de Datos (DCS), el que integra la misión satelital dedicada al océano, el clima y el medioambiente.
Con la reciente instalación en la Antártida de un transmisor del Sistema de Colección de Datos (DCS), instrumento que integra la carga útil del satélite argentino SAC-D Aquarius, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (onae) inició la provisión de datos para el estudio y monitoreo del Glaciar Gourdon, ubicado en la isla James Ross, a 30 km de distancia de la Base Marambio.

Se trata del primer transmisor de datos DCS del satélite argentino SAC-D Aquarius ubicado en la Antártida Argentina. Fue instalado durante la Campaña Antártica de Verano, realizada este año por la Dirección Nacional del Antártico.

El sistema DCS colocado en la superficie del glaciar Gourdon está compuesto por un transmisor conectado a sensores que miden temperatura y humedad.

El transmisor DCS diariamente envía los datos de temperatura y humedad del glaciar al satélite  SAC-D Aquarius, cuyo receptor a bordo los recibe y almacena, cada vez que su órbita pasa sobre la zona de estudio en la Antártida.

Luego, cuando el satélite pasa por el Centro Espacial Teófilo Tabanera de la Conae en la provincia de Córdoba (CETT), la Estación Terrena baja los datos, para luego distribuirlos a los usuarios.
El dispositivo instalado en la Antártida se suma a la red de estaciones transmisoras del Sistema de Colección de Datos (DCS), que ya se encuentran en funcionamiento en Buenos Aires y en Mendoza, para la transmisión de datos meteorológicos.

“El equipo está transmitiendo satisfactoriamente todos los días, tanto a la mañana como a la tarde”, expresó Sebastián Marinsek, del Departamento de Glaciología de la Dirección Nacional del Antártico, responsable de la instalación del dispositivo en el glaciar Gourdon.

Marinsek agregó que “estamos muy conformes con el funcionamiento del sistema DCS, y lo consideramos una excelente herramienta para el monitoreo y estudio remoto de glaciares”. 
Esta tecnología permite llegar a lugares de difícil acceso y más aún  en época invernal, como es el caso del glaciar Gourdon en la Antártida. 
Ahora mediante el instrumento DCS del SAC-D Aquarius, los datos llegan desde el satélite a las computadoras del escritorio de los investigadores, todos los días, durante todo el año, para analizar la dinámica de los glaciares con información que no se podría obtener de otra manera.

La provisión de estos datos se enmarca en el cumplimiento del Plan Espacial Nacional que lleva adelante la CONAE, el cual cuyo concepto central es la generación de Ciclos de Información Espacial Completos. 
Su objetivo es incorporar la información satelital a la de otros orígenes, para optimizar la actividad productiva y social del país, aportar al conocimiento y a la protección del ambiente, y para la gestión de emergencias.

En la variación diaria de temperatura que comenzó a medirse desde el 28 de febrero, fecha en la cual comenzó a funcionar el DCS en la Antártida, hasta el 11 de marzo de 2014, se advierten los picos que representan las temperaturas diurnas más altas. 
Los valles muestran las temperaturas nocturnas, más bajas. 
Y se observa en general una tendencia al descenso de la temperatura durante el transcurso de marzo.

El firmware (software que maneja físicamente al hardware) del DCS es un desarrollo de Sebastián Bedin, estudiante de la carrera de Ingeniería Electrónica de la Universidad Tecnológica Nacional- Facultad Regional Buenos Aires (UTN-FRBA).

Para recibir los datos de este receptor en el glaciar Gourdon, fue necesario que el Centro de Control de Misión del satélite SAC-D Aquarius, ubicado en el Centro Espacial de la Conae en Córdoba, enviara comandos para encender el DCS durante su paso por la Antártida.
Para este procedimiento interactuaron profesionales de la Dirección Nacional del Antártico y de la Conae.-

miércoles, 12 de marzo de 2014

Argentina y Azerbaiyán firmaron un acuerdo de cooperación aeroespacial

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, firmó un convenio para el uso pacífico del espacio ultraterrestre con su par de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de Azerbaiyán, Abbasov Mammad, con el objetivo de fomentar la cooperación industrial entre los dos países.
El acuerdo suscripto fomenta el desarrollo de sistemas de satélites con fines comerciales, de investigación y aplicación comercial, y el desarrollo conjunto para la construcción, la producción, el funcionamiento y el uso de satélites y otros sistemas espaciales.
Además habilitará acuerdos entre Azercosmos y el Invap para los próximos satélites a desarrollar y para servicios asociados a transferencia de tecnología.
También se podrán rubricar convenios para procesamiento de datos, seguimiento y control de satélites en órbita, cursos de capacitación a través del Instituto Gulich y procesamiento de imágenes.
Participaron del encuentro por el lado argentino el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner; el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión, Roberto Baratta; y el director general del Invap, Héctor Othegui. Acompañó al ministro de Azerbaiyán el embajador de ese país en la Argentina, Mammad Ahmadzada.




sábado, 15 de febrero de 2014

Exitoso acople de dos módulos del satélite nacional de comunicaciones

El Ministerio de Planificación Federal informó que, en las instalaciones de la sede central de INVAP en Bariloche, se acoplaron con éxito los módulos de servicio y comunicaciones del satélite geoestacionario ARSAT-2. 
Concluye una etapa fundamental en el proceso de integración del satélite de telecom
Con el procedimiento de acople, que se denomina “mating” y hace aproximadamente un año se realizó el  del satélite ARSAT-1, el primero de esta serie que será lanzado a mediados de 2014, avanza la construcción del segundo satélite diseñado y construido íntegramente en nuestro país, ARSAT-2.

En el módulo de comunicaciones se encuentra la llamada carga útil, la cual contiene los equipos que transmiten y reciben desde la tierra la información de los usuarios, más toda la electrónica asociada y las antenas de comunicación. 
Esta carga útil es la encargada de recibir, amplificar y retransmitir las señales de radiofrecuencia, por lo que constituye el elemento esencial para poder brindar el servicio de telecomunicaciones.


En tanto, el módulo de servicio provee capacidad estructural y los subsistemas de potencia, control de altitud, control térmico, entre otros, necesarios para el control orbital y de los servicios que permiten la adecuada performance de la carga útil.

Es importante recordar que ARSAT-2, es el segundo satélite de una serie de tres que ARSAT conjuntamente con INVAP fabrican en la Argentina dentro del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, en el marco de las políticas que lleva adelante el gobierno nacional a través del Ministerio de Planificación Federal.

ARSAT  2 brindará servicios de telecomunicaciones, que abarca, televisión, telefonía, Internet y datos, con cobertura completa de Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, los demás países del corredor andino y Estados Unidos. Será ubicado en nuestra posición orbital 81° oeste, asignado a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

En los próximos meses, se completará la integración del mismo con los elementos externos, principalmente las tres antenas de comunicaciones de la carga útil, propulsores y sensores.

Por último, el Ministerio quiere destacar que el “mating” se realizó en tiempo y forma según la planificación vigente lo que permite consolidar el avance del proyecto para el lanzamiento del satélite previsto para mediados de 2015, un año después de ARSAT-1. 
Este hito contribuye a reforzar la posición argentina en el ámbito comercial de las telecomunicaciones, así como en su condición de proveedor de sistemas satelitales complejos.  

martes, 11 de febrero de 2014

Avanzan con éxito las pruebas del primer satélite de telecomunicaciones Arsat-1

El Ministerio de Planificación informó que resultaron óptimos los ensayos del primer satélite de telecomunicaciones, que será lanzado en julio próximo. 
"Estamos más cerca del objetivo de poner en órbita un satélite completamente nacional, alcanzando nuestra soberanía aeroespacial", resaltó De Vido.
La cartera que preside Julio De Vido precisó que acaban de finalizar con resultados óptimos los ensayos de vibración del modelo de vuelo del satélite ARSAT-1, los cuales fueron efectuados en las instalaciones de Centro de Ensayos de Alta Tecnología (Ceatsa), ubicado en la Sede Central de Invap. 

Estas pruebas forman parte de los ensayos ambientales correspondientes que simulan las condiciones a las que estará sometido el satélite durante el lanzamiento, para garantizar su funcionamiento y calidad.  
 
Con estas últimas, ya han sido superadas dos importantes evaluaciones en el marco de esta campaña. La primera es un ensayo de termovacío donde se simuló durante 45 días las condiciones más estresantes del ambiente, a las que el satélite estará expuesto durante sus 15 años de vida. La segunda consistió en ensayos de vibración, en los cuales se simularon las condiciones que el satélite debe soportar durante la etapa de lanzamiento, condiciones inducidas por la enorme potencia desplegada por el cohete. 
 
Al respecto, De Vido destacó que “con el avance satisfactorio de estas pruebas estamos más cerca del objetivo de poner en órbita un satélite de telecomunicaciones completamente nacional, alcanzando nuestra independencia y soberanía satelital”. 
 
“Estos satélites no son un hecho aislado, sino que forman parte de una política que impulsó Néstor Kirchner y continúa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que posibilitó crear Arsat como una herramienta que en un principio nos permitiera mantener el servicio satelital y hoy hace posible avanzar en la soberanía aeroespacial, y que nos va a permitir realizar una misión satelital completa, incluyendo la puesta en orbita".
 
En este momento, el Arsat-1 está completando los ensayos acústicos para validar su capacidad de resistir las ondas de presión que también son generadas durante el lanzamiento. 

Una vez finalizada esta etapa, se dará inicio a la campaña de ensayos de Radio Frecuencia, que abarca una serie extensa de ensayos para garantizar, por un lado, el adecuado comportamiento del satélite, y por otro, verificar las prestaciones de la carga útil del satélite que brindará los servicios de comunicación, para lo cual fue diseñado. 
 
Arsat-1 es el primer satélite de telecomunicaciones diseñado, integrado y testeado completamente en la Argentina, que se utilizará para brindar servicios de telefonía, internet y TV en todo el país, alcanzando las bases argentinas en la Antártida y las zonas alejadas que los operadores privados consideran económicamente no convenientes.

 
Según lo estipulado, estará listo a mediados de mayo para ser transportado en un enorme avión de carga hacia Kouru, en la Guyana Francesa, donde será colocado en un cohete Ariane-5 para ser puesto en órbita durante los primeros días de julio próximo.
 
El satélite forma parte del “Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones” (Ssgat) y cubrirá posiciones de este tipo de órbita en las bandas de frecuencia asignadas a nuestro país por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).
 
La cartera destacó la importancia estratégica que tiene el desarrollo de este satélite en el país, no sólo desde el punto de vista comercial sino también geopolítico, abriendo una nueva fuente de ingresos a partir de la comercialización de servicios satelitales a nivel internacional. 
 
Ceatsa es una sociedad anónima conformada en el año 2010, producto de un acuerdo entre Arsat S.A. y el Invap S.E., con el objetivo de satisfacer las necesidades de la industria nacional, especialmente la satelital, al complementar los procesos productivos con servicios de ejecución de ensayos en San Carlos de Bariloche. 
 
Al mismo tiempo, la compañía estatal Arsat, dependiente del Ministerio de Planificación Federal, tiene a Invap, empresa de Río Negro, como responsable del gerenciamiento de estos proyectos, el desarrollo completo de la ingeniería en todas sus fases, la fabricación, integración y ensayos, el aseguramiento de la calidad, la puesta en órbita y la operación de los satélites.
 
Este impulso al programa satelital, que incluye no sólo el diseño y construcción de satélites de telecomunicaciones sino también satélites de observación de la tierra en un trabajo conjunto con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), se da en el marco de una iniciativa llevada a cabo por el Ministerio de Planificación Federal por determinación del ex presidente Néstor Kirchner, quién tuvo la decisión política de desarrollar el Plan Nacional Satelital, cuyo primer hito fue la creación de la empresa estatal Arsat.
 
Desde su creación, en el año 2006, Arsat evidenció la importancia y el alto valor que el Estado Nacional le asigna al recurso órbita–espectro y al desarrollo tecnológico en el área espacial, trascendental para cualquier nación del mundo. 

Actualmente, cuenta con los derechos exclusivos para explotar las dos posiciones orbitales que tiene asignada la Argentina, en 72° y 81° de longitud Oeste.
 
Arsat-2
 
En el contexto del mismo programa satelital, el satélite Arsat-2 se encuentra en una etapa avanzada de integración, prácticamente en el mismo estadio en el que se encontraba el Arsat-1 un año atrás.
 
Durante los últimos meses se avanzó en paralelo con la integración del módulo de servicios del satélite y el módulo de comunicaciones, y la semana que viene ambos módulos serán ensamblados para iniciar la etapa final de integración del Arsat-2. 
 
Se espera en septiembre de este año iniciar la campaña de ensayos ambientales siguiendo los pasos de su antecesor. 

De esta manera, el Arsat-2 estaría listo para su lanzamiento a mediados de 2015, un año después de la puesta en órbita del Arsat-1.